VOCES DE LA LUZ

"Observamos en la actualidad que las cualidades sanadoras de la música así como su importante papel en el desarrollo espiritual no solo están siendo olvidadas, sino que por el contrario se está potenciando su lado destructivo. Es bien sabido que con el desarrollo técnico y el estilo de vida moderno, la ‘contaminación’ musical ha alcanzado su cénit. Con el tráfico, el ruido ambiental producido por la actividad de la maquinaria técnica y una música a alto volumen y ritmo acelerado como parte de nuestras vidas cuotidianas, los seres humanos están siendo dañados, conscientemente o inconscientemente. Los científicos dicen que las vibraciones que pasan de los 80 decibelios son perjudiciales para cerebros, cuerpos físicos, cuerpos psicológicos, y naturalmente sobre todo para nuestros oídos. Esto se traduce y deviene significativo en muchos casos, como la pérdida de células cerebrales, cambios de personalidad, enfermedades coronarias, desórdenes psicológicos, autismo, alienación. Este asunto que aquí tratamos es realmente muy importante. Otro importante efecto de la música a alto volumen y ritmo acelerado es que causa stress e irritación que llevan a la agresión. Además, cuando consideramos factores como las drogas y el alcohol que son parte de este caos, proteger especialmente a los jóvenes deviene un importante objetivo. La música que cause daño no tendrá compasión en su interior. Por el contrario acarreará stress, ira, odio y agresión. Tomando esto como punto de partida, se pone de relieve que necesitamos un modelo que sea lo opuesto de esto. Sin lugar a dudas este nuevo modelo debería traer emociones que promuevan el ayudar a los demás, agradecimiento, compasión, amor, respeto y tolerancia. Y sabemos que algunas actividades del arte son efectivas para transformar lo negativo en positivo. Y es también bien sabido que entre estas actividades artísticas, la música es la que afecta de una manera más rápida y de efectos más largos. Hoy en día, puesto que la mayoría de piezas musicales que escuchamos son superficiales y relacionadas con emociones cuotidianas, vemos que valores espirituales, los valores pedagógicos y psicológicos que ayudan al ser humano a cooperar, en definitiva, las cualidades que nos hacen humanos están siendo dejados de lado. En consecuencia, la regresión no es solo en términos de cualidad musical. La información que la música lleva en su interior es regresiva y deviene discordante. Es por esto por lo que vemos beneficioso el hecho de investigar y reconsiderar algunas piezas musicales que fueron compuestas e interpretadas en el pasado.

En nuestro tiempo, la pérdida de la música es de primera importancia. Nosotros creemos que los ejemplos musicales compuestos por los maestros del pasado deberían usarse de nuevo. Creemos que la música que tiene misericordia debería redescubrirse y usarse contra los ruidosos y agresivos resonadores. En diversos hadices (dichos proféticos) se habla de las virtudes de la música. Por ejemplo el siguiente hadiz, aportado por Abdul-Qadir Gilani dice lo siguiente: “El Sema y los poemas recitados en él, la primavera y sus flores, el laud y su tremolo sonoro… quienquiera que no obtenga placer de ellos es que está enfermo en su personalidad”. Rumi también hace múltiples referencias a la música, entre ellas os dice que todos nosotros, como partículas de Adán hemos escuchado aquellos sonidos en el cielo. En sus canciones, las huríes del paraíso, dicen que ahí nunca se enfadan. El Corán confirma esta tradición con un verso que dice: “Hemos quitado el odio de su corazón y los hemos introducido en el jardín”, implicando que no hay manera de llegar al cielo con odio en el corazón. Esta es la razón de porque la música positiva y beneficiosa debería transmitir una emoción que es lo opuesto del odio, la ira y la emoción. La reforma de la edad media y el renacimiento, la llegada de grandes sufíes como Rumi, Hoca Ahmet Yesevi, Moinuddin Chisti, Hacı Bektaş-ı Veli, Shams Tabrizi, y los desarrollos en materia musical, son resonadores que pueden cubrir necesidades actuales. La luz y el conocimiento fue transformado y recibido en forma de sonido en el corazón de estos maestros. Actualmente podemos recuperar esta misma música, con los mismos materiales e instrumentos, tal como fue usada en el pasado y utilizarla como música sanadora. El hecho de que la música sanadora lleva misericordia y compasión en su interior y que puede ayudar a la humanidad a potenciar emociones necesarias, hace de ella una luz que puede iluminar el actual caos musical.

Con este propósito de base, 22 artistas de Alemania, Turquía, Austria, Suiza y España se encontraron en Munich, Alemania, en Mayo del 2012 y empezaron a estudiar y practicar un repertorio vocal e instrumental muy antiguo, para ejecutarlo en concierto el día 4. En aquel concierto se escucharon melodías sumerias datadas de al menos de 4-5 mil años, ejemplos de música Gokturk de 1200 años atrás, músicas de Mongolia y Kirgizistan de 1000 años, también piezas sufíes muy antiguas así como antiguos himnos cristianos. Para ello se utilizaron también instrumentos tradicionales muy antiguos, algunos recuperados y reconstruidos de nuevo. 

Este proyecto se realizó también en Turquía el 2013 (Estambul, Ankara, Manisa, Izmir), con la participación de 40 artistas de Turquía, Alemania, Suiza, Austria y España. En el 2014 el proyecto continuó en Austria con dos conciertos en Viena y Bregenz, y en el 2015 en Suiza, en Zurich y Bern y en el 2016 en España.

TÜMATA

El grupo para la investigación y difusión de la música turca Tümata fue fundado en 1976 por el Ass. Prof. Dr. Rahmi Oruç Güvenç para investigar y promover el origen y desarrollo de la música turca, sus repertorios y su riqueza instrumental. Los estilos musicales, danzas, costumbres y ornamentaciones, las raíces sociales, culturales y pedagógicas de la música Turca, de la que se dice que tiene una historia de seis mil años, así como la aplicación del material de musicoterapia que fue recuperado y contrastado por la medicina moderna comprenden la mayor parte de la actividad de TÜMATA. La riqueza de la música turca ha sido registrada en material audiovisual así como las partituras, y con una orquestra de unos treinta miembros son ofrecidos regularmente conciertos para las comunidades de entusiastas, científicos y artistas. Simposiums, festivales, y talleres también son actividades regulares de TÜMATA. Los esfuerzos e ideales de Tümata son también difundidos en público regularmente en Turquía y el extranjero mediante radio, programas de televisión y medios de prensa.
 

Rahmi Oruç Güvenç

Nacido en 1948 en Tavşanlı, Kutahya, Turquia. Estudió Filosofia en la I.Ü. Facultad de Literatura. En la Facultad de Medicina de Cerrahpaşa se doctoró en psicología clínica en la especialidad de Musicoterapia. Fundó el centro de investigación y aplicación de la música turca en Facultad de Medicina de Cerrahpaşa. Después de dejar la Universidad de Cerrahpaşa entró como docente en el departamento para la investigación y promoción de la música turca en la Universidad de Marmara. Desde la Universidad de Marmara empezó un proyecto piloto en colaboración con la Academia de estudios musicales superiores de la Universidad de Munich (Alemania) y la Escuela de Musicoterapia Rosenau de Austria, la primera Escuela en Europa cuya fundación impulsó. Luego impulsó la creación de escuelas también en Berlin, Mannheim, Zurich, Madrid y Barcelona, donde se sigue dando educación. En 1975 fundó Tumata (Grupo de Investigación y Promoción de la Música Turca), y empezó su investigación sobre los orígenes y el valor terapéutico de la música de Asia Central. Al mismo tiempo empezó a formar alumnos en las escuelas de Musicoterapia que había fundado en Alemania, Suiza, Austria y España.

Tiene un libro sobre musicoterapia y otro titulado “The loved ones of Allah - Mevlana Rumi”, publicado también en inglés. Ha trabajado en el campo de la música clásica turca y la música sufí, aportando múltiples composiciones. Ha descubierto también una tonalidad musical llamada Tarz-ı Vefa con la que ha compuesto un saz semai y un peşrev.

Tiene dos hijas, Süyümbike y Kanikey. Su mujer, Andrea Azize Güvenç es ergoterapeuta, musicoterapueta y continúan juntos la labor. Azize Andrea Güvenç ha escrito dos libros que explican este trabajo: Hey Resinder, Hey Yolcu y Heylende Musik aus dem Orient.

Instrumentos usados: koşaney, şankopuz, pick kopuz, flauta de armónicos, ney, kilkopuz, arpa, çeng, Pazırık çeng, rebab, mazhar, tar, Gokturk kopuz, dombra, violín, oud, Drehleier, scheitholz, acordeón, guitar, agua."

Información

Para la de compra de entradas en el Teatro Nuevo Apolo:

https://proticketing.com/teatronuevoapolo/es_ES/entradas/evento/7222

Una pequeña muestra del concierto:

https://www.youtube.com/watch?v=m6Of2mWsRNw

Información del grupo: www.tumata.com

Teléfono: 617 763 331 - Consuelo