Cuarto Camino

El Trabajo es el nombre dado a las enseñanzas de G.I. Gurdjieff. Estas enseñanzas se basan en la sabiduría esotérica de las grandes tradiciones espirituales, adaptadas por Gurdjieff para las necesidades y sensibilidades contemporáneas. El propósito del Trabajo es la evolución y transformación conscientes de los seres humanos. Esto requiere del desarrollo armónico de todo ser: el cuerpo, la mente y el espíritu. La practica del Trabajo incluye la meditación, las danzas sagradas, la música, el estudio de ideas psicológicas y cosmológicas, las observación imparcial  de si mismo y el trabajo con los demás.

El ser humano en la actualidad está completamente orientado hacia la vida exterior, respondiendo a las demandas de la vida. La naturaleza interior queda cada vez más olvidada, latente, adormecida, ahogada en el inconsciente y finalmente perdida. Todo a nuestro alrededor está hecho para ayudarnos a este olvido.

 

El Trabajo o “Cuarto Camino” es el camino a través de la vida, que nos invita a hacer de ella una maestra y vernos a nosotros mismos en cada evento y situación que se nos presenta. Gurdjieff lo distinguía así de los otros tres caminos de evolución tradicionales existentes hasta entonces:

 

El camino del Fakir, que es el camino del dominio del cuerpo físico a través de la voluntad; El camino del Monje, que es el camino de la fe, de los sentimientos religiosos y los sacrificios; El camino del Yogui, que es el camino del conocimiento basado en el intelecto.

 

Todos estos caminos tienen un punto común de inicio. Empiezan con lo que resulta más difícil ya que exigen un cambio de vida, una renuncia a todo lo que pertenezca a este mundo. Un hombre o una mujer que posean un hogar, una familia, un trabajo, deben abandonarlos y retirarse.

 

En las condiciones ordinarias de nuestra vida un hombre que busca el conocimiento y el crecimiento espiritual no tiene posibilidad alguna de hacer nada que se asemeje a esto. 

 

El Cuarto Camino considera que las condiciones actuales de cada hombre o mujer son las ideales para comenzar el trabajo sobre uno mismo. Incluye técnicas de todos los otros caminos que al ser combinadas producen una transformación más rápida a la vez que crean un estado armónico equilibrando los tres centros: intelectual, emocional y motor-instintivo.

 

El estudiante es capaz de alcanzar un estado equilibrado que comienza a manifestarse en su vida diaria con más y más frecuencia, proveyéndole con un inconfundible sabor a “realidad” que comienza a hacer su Esencia más activa y su Personalidad más pasiva. En medio de su actividad diaria.

Tel: 605 52 50 28 (Lunes-Viernes)      info@cuartocamino.es      Calle Hermosilla 147, bajo 3 - Madrid